Parasitos facultativos y obligados

Hongos parásitos obligados

Los parásitos y los estilos de vida parasitarios han evolucionado a partir de organismos de vida libre en múltiples ocasiones. El modo en que se produjo una transición evolutiva tan importante sigue siendo desconcertante. Los parásitos facultativos representan posibles estados de transición entre los estilos de vida libres y los totalmente parasitarios, ya que pueden ser libres o parasitarios dependiendo de las condiciones ambientales. Sugerimos que los parásitos facultativos con estrategias de vida fenotípicamente plásticas pueden servir como peldaños evolutivos hacia el parasitismo obligatorio. Las preadaptaciones proporcionan un punto de partida para la transición hacia el parasitismo oportunista o facultativo, pero ¿qué mecanismo evolutivo subyace a la transición del parasitismo facultativo al obligatorio? En este artículo de opinión, describimos cómo los parásitos facultativos podrían evolucionar hacia parásitos obligados a través de la asimilación genética, ya sea sola o en combinación con el efecto Baldwin. Además, describimos las principales predicciones que se derivan de cada una de estas vías evolutivas. La importancia de la asimilación genética en la evolución ha sido objeto de un intenso debate. Los estudios sobre parásitos facultativos no sólo pueden proporcionar información clave sobre la evolución del parasitismo, sino que también proporcionan sistemas ideales para poner a prueba la teoría evolutiva sobre la acomodación genética.

Simbiosis obligatoria y facultativa

Respuesta: Los parásitos que dependen del hospedador para completar su ciclo vital se denominan parásitos obligados; no pueden sobrevivir de forma independiente sin el hospedador, por lo que no tienen su propio mecanismo metabólico y no pueden reproducirse sin la presencia de la maquinaria del hospedador. El hospedador es un factor esencial de crecimiento y desarrollo para los parásitos obligados, ya que sin el hospedador, tanto el crecimiento como el desarrollo se ven obstaculizados; el parásito puede incluso morir sin la presencia de un hospedador.

  En que estado se encuentra el agua de las nubes

Respuesta:  Los parásitos que no dependen del hospedador para completar su ciclo vital se denominan parásitos facultativos; pueden sobrevivir de forma independiente incluso sin el hospedador, por lo que tienen su propio mecanismo metabólico y también pueden reproducirse sin la presencia de la maquinaria del hospedador. Por tanto, la presencia de hospedadores para estos parásitos no es un factor esencial; viven libremente e infectan al hospedador en contadas ocasiones a lo largo de su vida.

Aprenda más temas relacionados con NEET UG Diferencia entre cigoto y fetoMucha gente cree que un cigoto se encuentra en las primeras etapas del embarazo, mientras que un feto se encuentra en las últimas. Esto no es cierto. Exploremos aquí la diferencia.Cigoto y embriónEn este tema se explorarán las diferencias entre el cigoto y el embrión. Ambos conceptos son una parte esencial de la biología; por lo tanto, la discusión proporcionará conocimientos significativos.Zoospora y cigotoEn este artículo, discutiremos lo que es una zoospora y un cigoto y cómo diferenciar entre zoospora y cigoto.Xilema y floemaDiferencia entre xilema y floema. Aprende más sobre las células vegetales y sus tipos; Diferencia, estructura, función, células, pared celular, composición, preguntas frecuentes del xilema y del floema.Ver todo

Virus parásito obligado

Los patógenos de las plantas se dividen en dos grupos: obligados y facultativos. Los parásitos obligados sólo pueden vivir en asociación con un huésped vivo. Una vez que el huésped muere, el parásito también muere. Los organismos facultativos pueden vivir en los residuos orgánicos como saprofitos, pero también pueden infectar plantas vivas como parásitos cuando las condiciones son favorables. Los organismos que viven principalmente como saprofitos se denominan parásitos facultativos. Aquellos organismos que viven principalmente como parásitos se denominan saprófitos facultativos.

  Que tipo de chakra tiene naruto

De nuevo, los parásitos obligados sólo pueden vivir en asociación con un huésped vivo. Entre los hongos que son parásitos obligados se encuentran los que causan la enfermedad de la roya (Puccinia sp.) y el oídio (Erysiphe gramnis). Los virus de las plantas también son parásitos obligados.

Los parásitos facultativos viven principalmente como saprofitos, pero pueden infectar plantas vivas cuando las condiciones son favorables. Algunos ejemplos son los organismos que causan las enfermedades de la mancha marrón (Rhizoctonia solani) y el tizón del Pythium (Pythium aphanidermatum).

Los saprófitos facultativos viven principalmente como parásitos, pero pueden sobrevivir saprofíticamente en tejidos muertos, normalmente en estado de reposo. Algunos ejemplos son los organismos que causan la mancha del dólar (Rutstroemia floccosum) y la mancha de la hoja (Drechslera poae).

Bacterias obligadas y facultativas

Un parásito obligado u holoparásito es un organismo parásito que no puede completar su ciclo vital sin explotar un huésped adecuado. Si un parásito obligado no puede conseguir un huésped, no podrá reproducirse. Esto se opone a un parásito facultativo, que puede actuar como parásito pero no depende de su huésped para continuar su ciclo vital. Los parásitos obligados han desarrollado una serie de estrategias parasitarias para explotar a sus huéspedes. Los holoparásitos y algunos hemiparásitos son obligados.

  Se pueden reutilizar los pañales de agua

Al parásito le resulta ventajoso preservar la salud de su hospedador cuando esto es compatible con sus requisitos nutricionales y reproductivos, excepto cuando la muerte del hospedador es necesaria para la transmisión[1].

El parasitismo obligatorio se da en una serie de organismos, con ejemplos en virus, bacterias, hongos, plantas y animales[2], que no pueden completar su desarrollo sin pasar por al menos una etapa parasitaria necesaria para su ciclo vital.

Tanto si se considera a los virus como organismos vivos como si no, no pueden reproducirse si no es por medio de recursos dentro de las células vivas. Por ello, es conveniente y habitual considerarlos como parásitos intracelulares obligados.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad