Que es la sustancia gris

Materia gris y blanca

Christopher M. Filley recibe financiación del Instituto Marcus para la Salud Cerebral de la Universidad de Colorado y del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

El cerebro humano es un órgano de un kilo que sigue siendo en gran medida un enigma. Pero la mayoría de la gente ha oído hablar de la materia gris del cerebro, necesaria para funciones cognitivas como el aprendizaje, la memoria y el razonamiento.

Más concretamente, la materia gris se refiere a las regiones de todo el cerebro donde se concentran las células nerviosas, conocidas como neuronas. La región considerada más importante para la cognición es la corteza cerebral, una fina capa de materia gris en la superficie del cerebro.

Pero la otra mitad del cerebro -la materia blanca- suele pasarse por alto. La materia blanca se encuentra por debajo de la corteza y también a mayor profundidad en el cerebro. Dondequiera que se encuentre, la materia blanca conecta las neuronas de la materia gris entre sí.

Soy profesor de neurología y psiquiatría y director de la sección de neurología del comportamiento de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado. Mi trabajo consiste en la evaluación, el tratamiento y la investigación de adultos mayores con demencia y de jóvenes con lesiones cerebrales traumáticas.

¿Qué es la materia gris en términos sencillos?

[1] La materia gris constituye la capa más externa del cerebro. La materia blanca y la materia gris son similares, ya que ambas son secciones esenciales tanto del cerebro como de la médula espinal. [2] La materia gris adquiere su tono gris por la alta concentración de cuerpos celulares neuronales.

  Protectores naturales para el cabello antes de plancharlo

¿Qué hay en la materia gris?

La materia gris está compuesta principalmente por cuerpos celulares neuronales y axones no mielinizados. Los axones son los procesos que se extienden desde los cuerpos celulares neuronales, llevando las señales entre esos cuerpos.

¿Qué hace la materia gris por nosotros?

Función. La materia gris sirve para procesar la información en el cerebro. Las estructuras de la materia gris procesan las señales procedentes de los órganos sensoriales o de otras zonas de la materia gris. Este tejido dirige los estímulos sensoriales a las neuronas del sistema nervioso central, donde las sinapsis inducen una respuesta a los estímulos.

Materia gris de la médula espinal

La materia gris es uno de los principales componentes del sistema nervioso central y está formada por cuerpos celulares neuronales, neuropilas (dendritas y axones no mielinizados), células gliales (astrocitos y oligodendrocitos), sinapsis y capilares. La materia gris se distingue de la materia blanca porque contiene numerosos cuerpos celulares y relativamente pocos axones mielinizados, mientras que la materia blanca contiene relativamente pocos cuerpos celulares y está compuesta principalmente por axones mielinizados de largo alcance[1] La diferencia de color se debe principalmente a la blancura de la mielina. En el tejido vivo, la materia gris tiene en realidad un color gris muy claro con matices amarillentos o rosados, que proceden de los vasos sanguíneos capilares y de los cuerpos celulares neuronales[2].

La materia gris se distribuye en la superficie de los hemisferios cerebrales (corteza cerebral) y del cerebelo (corteza cerebelosa), así como en las profundidades del cerebro (el tálamo; el hipotálamo; el subtálamo, los ganglios basales – putamen, globo pálido y núcleo accumbens; así como los núcleos septales), el cerebelo (núcleos cerebelosos profundos – los núcleos dentado, globoso, emboliforme y fastigial) y el tronco cerebral (la sustancia negra, el núcleo rojo, los núcleos olivares y los núcleos de los nervios craneales).

Juego de la materia gris

El envejecimiento normal se caracteriza por el declive del funcionamiento cognitivo junto con una extensa atrofia de la materia gris (MG). Un primer objetivo de este estudio fue determinar las diferencias de volumen de la materia gris relacionadas con el envejecimiento mediante la comparación de dos grupos de participantes, el grupo de mediana edad (MAG, edad media de 41 años, N = 16) y los adultos mayores (OG, edad media de 71 años, N = 14) que se sometieron a una evaluación de morfometría basada en vóxeles (VBM) de imágenes de resonancia magnética (MRI). Los análisis de VBM incluyeron dos tuberías optimizadas, para la corteza y para el cerebelo. También se evaluó a los participantes en una amplia gama de pruebas cognitivas que evaluaban tanto los procesos de dominio general como los específicos del lenguaje, con el fin de examinar cómo las diferencias de volumen del GM entre OG y MAG se relacionan con el rendimiento cognitivo. Nuestros resultados muestran un menor volumen bilateral del GM en el OG en relación con el MAG, en varias regiones cerebrales y del cerebelo derecho implicadas en el lenguaje y las funciones ejecutivas. Es importante destacar que nuestros resultados también revelaron un menor volumen de GM en el cerebelo derecho en el OG en relación con el MAG, apoyando la idea de un papel cognitivo complejo para esta estructura. Este estudio proporciona una amplia imagen de los cambios cerebrales, pero también cerebelosos y cognitivos, asociados al envejecimiento normal.

  Curvas de calibración por espectrofotometría

Diferencia entre materia gris y blanca

ResumenA principios del siglo XX, varios estudios ya informaron de que la materia gris estaba implicada en la histopatología de la esclerosis múltiple (EM). Sin embargo, como la patología de la materia blanca recibió durante mucho tiempo una atención predominante en esta enfermedad, y las técnicas de tinción histológica para detectar la mielina en la materia gris no eran óptimas, no fue hasta principios del siglo XXI cuando se reconoció finalmente el verdadero alcance e importancia de la patología de la materia gris en la EM. Se demostró que el daño en la materia gris era frecuente y extenso, y más pronunciado en las fases progresivas de la enfermedad. Posteriormente, varios estudios demostraron que la histopatología de las lesiones de la materia gris difiere de la de las lesiones de la materia blanca. Desgraciadamente, la obtención de imágenes de la patología en las estructuras de la materia gris resultó difícil, especialmente cuando se utilizaron técnicas convencionales de resonancia magnética (RM). Sin embargo, con la reciente introducción de varias técnicas de RM más avanzadas, la detección del daño cortical y subcortical en la EM ha mejorado considerablemente. Esto tiene importantes consecuencias para el estudio de los correlatos clínicos del daño en la materia gris. En esta revisión, proporcionamos una visión general de lo que se ha aprendido sobre la imagen del daño en la materia gris en la EM, y ofrecemos una breve perspectiva con respecto a los futuros desarrollos en este campo.

  Las palomitas tienen gluten
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad