Por la señal de la santa cruz significado

El poder de la señal de la cruz

La Señal de la Cruz es un símbolo santo y vivificante de nuestra salvación, el símbolo principal de la religión cristiana, símbolo de nuestra liberación y emblema de la misericordia de Dios, que da la redención al hombre pecador. Es un símbolo que recuerda la Crucifixión de Jesucristo y los beneficios redentores de su Pasión y muerte. Es un signo de protección, de gratitud y de curación de todas las heridas. El signo de la Cruz es un arma poderosa contra nuestros adversarios espirituales y las tentaciones de los demonios y un remedio contra los males. La señal de la Cruz es una práctica cristiana extraordinariamente rica y antigua y un signo religioso, instituido por los Apóstoles y seguido desde los primeros ascetas hasta nuestros días, y debería ser una segunda naturaleza para cualquiera que se declare cristiano ortodoxo.

La Cruz es, pues, un signo tanto de Cristo mismo como de la fe y la insignia de los cristianos. Recuerda y recuerda, a quien la hace y a quienes la ven hacer, que Jesucristo es el Señor de toda nuestra vida, y que Dios nos ha amado tanto, que se entregó por nosotros a sufrir en la Cruz, reiterando que debemos amarlo con todo nuestro corazón.  Hacer la señal de la Cruz es un signo sagrado, que significa muchos misterios de la conmemoración de la acción salvífica y se considera como la forma más abreviada de oración cuando la hacemos en el sentido sublime correcto. La Señal de la Cruz correctamente hecha une el alma a Dios, da al cristiano el espíritu de fe y lo preserva de la distracción y de la mundanidad.

  Vela de canela significado

Signo de la cruz significado

Hacer la señal de la cruz (en latín: signum crucis), o bendecirse o cruzarse, es una bendición ritual que realizan los miembros de algunas ramas del cristianismo. Esta bendición se realiza mediante el trazado de una cruz vertical o + a través del cuerpo con la mano derecha, a menudo acompañada de la recitación oral o mental de la fórmula trinitaria: “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”[1].

El uso de la señal de la cruz se remonta a los primeros tiempos del cristianismo, y la Tradición Apostólica del siglo II ordenaba que se utilizara durante el exorcismo menor del bautismo, durante las abluciones antes de rezar en los momentos de oración fijados, y en los momentos de tentación[2].

El movimiento consiste en trazar la forma de una cruz en el aire o en el propio cuerpo, haciéndose eco de la forma tradicional de la cruz del relato de la crucifixión cristiana. Cuando se hace con los dedos unidos, hay dos formas principales: una -tres dedos, de derecha a izquierda- es utilizada exclusivamente por la Iglesia Ortodoxa Oriental, la Iglesia de Oriente y las Iglesias Católicas Orientales de tradición bizantina, asiria y caldea; la otra -de izquierda a derecha a centro, sin tres dedos- se utiliza a veces en la Iglesia Latina de la Iglesia Católica, el luteranismo, el anglicanismo y en la ortodoxia oriental. La señal de la cruz se utiliza en algunas denominaciones del metodismo y en algunas ramas del presbiterianismo, como la Iglesia de Escocia, y en la PCUSA y algunas otras iglesias reformadas. El ritual es poco frecuente en otras ramas del protestantismo.

Señal católica de la cruz

Los católicos romanos hacen la señal de la cruz en el siguiente orden: La mano derecha se mueve de arriba (frente) a abajo (pecho) y luego de la izquierda (hombro izquierdo) a la derecha (hombro derecho). La mayoría de los cristianos orientales lo hacen en un orden diferente: De arriba a abajo y luego de derecha a izquierda.

  Que significa este signo en matematicas

Hay varias interpretaciones teológicas de esa diferencia. El significado bíblico de “el lado izquierdo” es diferente al del “lado derecho”. De manera simplificada podríamos decir que en la cosmovisión bíblica el lado derecho es bueno, noble y celestial, mientras que el izquierdo es malo, bajo y terrenal. (No hace falta que les diga que este planteamiento todavía se puede encontrar en la palabra inglesa “right”). Con este telón de fondo podemos imaginar fácilmente una gran diferencia simbólica según se mueva de izquierda a derecha (símbolo de la ascensión) o de derecha a izquierda (símbolo de la encarnación).

Por lo que sé, los obispos (y los sacerdotes) del Imperio Romano siempre han hecho la señal de la cruz como una bendición sobre el pueblo escribiendo la señal de la cruz en el aire. Después de moverse de arriba a abajo se mueven de izquierda a derecha. ¿Por qué? Porque esta es la forma natural de escribir. Las palabras griegas y latinas -estas dos lenguas siempre han sido dominantes en el Imperio Romano- se escriben de izquierda a derecha.

Por qué hacemos la señal de la cruz antes de la oración

Verdaderamente, dondequiera que se mire, ya sea dentro o fuera de la Iglesia, se ve la señal de la Cruz, como un símbolo visible, pero también como un gesto sagrado. El signo de la Cruz domina la vida de la Iglesia.

Porque desde el momento en que Dios, nuestro Señor Jesucristo mismo, fue clavado en la Cruz y murió por la salvación del mundo, este instrumento de castigo se convirtió en un instrumento de salvación. “… porque ya no es una acusación de castigo, sino un trofeo probado de nuestra salvación” dice un himno de la Iglesia. El objeto de la vergüenza se convirtió en la gloria de la Iglesia. El símbolo de una maldición se convirtió en “el pago de liberación de la antigua maldición”. El madero, de luto y muerte, se convirtió en “signo de alegría” y “tesoro de vida”. Y todo esto porque sobre el madero de la Cruz, con su cuerpo inmaculado, el Señor clavó también nuestros pecados. Como escribe San Pablo, nos dio “el documento que borraba todas nuestras culpas… y lo clavó en la Cruz”.

  Que significa la espiga de trigo

La Cruz de Cristo nos reconcilió con nuestro Padre celestial, de quien el demonio nos separó, engañando a nuestros antepasados. La Cruz de Cristo nos abrió el reino de los cielos, que, hasta la Crucifixión, el Hades se tragaba insaciablemente incluso a los justos. Por eso tiene tanto poder y gracia, el poder y la gracia de Cristo, que mientras estuvo crucificado, lo trasladó de forma mística e incomprensible a su santa Cruz como nos dice sabiamente la himnología: “Tu Cruz, Cristo, siendo madera visible en esencia, representa un reino divino y apareciendo perceptible al mundo, obra milagrosamente nuestra salvación de forma invisible”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad