Para que se utiliza el reactivo de benedict

Reactivo de Benedict

El reactivo de Benedict se utiliza como prueba para detectar la presencia de todos los monosacáridos, y generalmente también de los azúcares reductores. Entre ellos se encuentran la glucosa, la galactosa, la manosa, la lactosa y la maltosa. De manera más general, la prueba de Benedict detectará la presencia de aldehídos (excepto los aromáticos), y de alfa-hidroxicetonas, incluyendo las que aparecen en ciertas cetosas. Así, aunque la cetosa fructosa no es estrictamente un azúcar reductor, es una alfa-hidroxicetona, y da una prueba positiva porque se convierte en las aldosas glucosa y manosa por la base del reactivo[2].

Para comprobar la presencia de monosacáridos y azúcares disacáridos reductores en los alimentos, la muestra de alimentos se disuelve en agua y se añade una pequeña cantidad de reactivo de Benedict. La mezcla se calienta en un baño de agua hirviendo, y cualquier precipitado que se forme se registra como un resultado positivo para la presencia de azúcares reductores en el alimento.

La sacarosa (azúcar de mesa) contiene dos azúcares (fructosa y glucosa) unidos por su enlace glucosídico de forma que se evita la isomerización de la glucosa en aldehído, o de la fructosa en forma de alfa-hidroxicetona. La sacarosa es pues un azúcar no reductor que no reacciona con el reactivo de Benedict. La sacarosa produce indirectamente un resultado positivo con el reactivo de Benedict si se calienta con ácido clorhídrico diluido antes de la prueba, aunque después de este tratamiento ya no es sacarosa. Las condiciones ácidas y el calor rompen el enlace glicosídico de la sacarosa por hidrólisis. Los productos de la descomposición de la sacarosa son la glucosa y la fructosa, que pueden detectarse con el reactivo de Benedict, como se ha descrito anteriormente.

  Genetico hereditario y congenito

¿Para qué sirve el reactivo de Benedict?

El reactivo cuantitativo de Benedict contiene tiocianato de potasio y se utiliza para determinar cuantitativamente la concentración de azúcares reductores. Esta solución forma un precipitado de tiocianato de cobre de color blanco que puede utilizarse en la valoración.

¿Por qué se utiliza la solución de Benedict para analizar los azúcares reductores?

El sulfato de cobre en la solución de Benedict reacciona con los azúcares reductores y los iones cúpricos para formar iones cuprosos, que se precipitan como óxido de cobre rojo, insoluble en agua. El carbonato de sodio proporciona las condiciones alcalinas necesarias para la reacción redox.

Reducir el azúcar

A medida que nos vamos concienciando de los riesgos de un alto consumo de azúcar en nuestras dietas, la Solución de Benedicto es una gran demostración del diferente contenido de azúcar en nuestros alimentos y bebidas. El azúcar está presente en muchos alimentos, incluso en los que consideramos salados.

La segunda muestra, la sacarosa, es un disacárido formado por azúcares de glucosa y fructosa. Se encuentra de forma natural en las plantas y suele presentarse en forma de azúcar refinado (de mesa).    Nuestro cuerpo descompone la sacarosa en glucosa y fructosa a través de enzimas en la boca y, sobre todo, en el intestino delgado

La glucosa, la tercera muestra, es el azúcar que utiliza nuestro cuerpo para producir energía. Suministra casi toda la energía que necesita nuestro cerebro, junto con el oxígeno. El exceso de glucosa se convierte en glucógeno, que se almacena en el hígado y en los músculos, listo para cuando necesitemos una ráfaga rápida de energía. Pero la presencia de glucosa aumenta la cantidad de fructosa absorbida, lo que estimula la liberación de insulina.

La muestra final del jarabe con limón y lima cordial es la fructosa. Es el azúcar que se encuentra de forma natural en la fruta. La fructosa puede ser convertida por nuestro cuerpo en glucosa. Pero el exceso de fructosa se almacena en forma de grasa y puede provocar problemas como la obesidad.

  Que se mide en amperios

Prueba de Molisch

El reactivo de Benedict es una solución de sulfato de cobre, carbonato de sodio y citrato de sodio en agua. Se utiliza para detectar la presencia de ciertos tipos de hidratos de carbono conocidos como azúcares reductores. Estas sustancias pueden sufrir reacciones químicas en las que ceden electrones a otros compuestos, dando lugar a la producción de nuevas sustancias, y reaccionan de este modo con el reactivo de Benedict para producir un compuesto insoluble de color rojizo. La glucosa y la fructosa producen una reacción positiva, pero la sacarosa -el azúcar de mesa- no. El reactivo se utiliza en el análisis de alimentos y para detectar la glucosa en la orina, que puede ser un signo de diabetes.

Los hidratos de carbono pueden ser monosacáridos, que son moléculas simples como la glucosa (C6H12O6); disacáridos, que consisten en dos monosacáridos unidos entre sí, por ejemplo la sacarosa; o polisacáridos, que son largas cadenas de muchas unidades de monosacáridos. Los monosacáridos siempre tienen un grupo carbonilo -un átomo de carbono unido a un átomo de oxígeno por un doble enlace- que reacciona con el reactivo de Benedict. Algunos disacáridos, como la maltosa y la lactosa, tienen grupos carbonilos y otros no; depende de cómo se unan las unidades de monosacáridos. En la sacarosa, una molécula de glucosa y otra de fructosa se unen de tal manera que sus grupos carbonilos se rompen. Los polisacáridos, como el almidón, tienen muy pocos de estos grupos, por lo que producen poca o ninguna reacción.

Reactivo de Tollens

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Reactivo de Benedict” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (mayo de 2015) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

  Que tiene mas densidad el agua o el aceite

El reactivo de Benedict (a menudo llamado solución cualitativa de Benedict o solución de Benedict) es un reactivo químico y una mezcla compleja de carbonato de sodio, citrato de sodio y sulfato de cobre (II) pentahidratado[1] que se utiliza a menudo en lugar de la solución de Fehling para detectar la presencia de azúcares reductores. La presencia de otras sustancias reductoras también da un resultado positivo[2] Las pruebas que utilizan este reactivo se denominan pruebas de Benedict. Una prueba positiva con el reactivo de Benedict se muestra por un cambio de color de azul claro a rojo ladrillo con un precipitado.

Por lo general, la prueba de Benedict detecta la presencia de aldehídos, alfa-hidroxicetonas y hemiacetales, incluidos los que aparecen en ciertas cetosas. Así, aunque la cetosa fructosa no es estrictamente un azúcar reductor, es una alfa-hidroxicetona y da una prueba positiva porque la base del reactivo la convierte en las aldosas glucosa y manosa. La oxidación del azúcar reductor por el complejo cúprico (Cu2+) del reactivo produce un cuproso (Cu+), que precipita como óxido de cobre(I) rojo insoluble (Cu2O)[3].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad